miércoles, 30 de marzo de 2016

¿QUE OCURRE CON ANTONIO SANTIAGO?



En este apartado hablaremos del capataz Antonio Santiago y de lo que acarrea ser uno de los capataces más afamados en una ciudad donde hablar del oficio apasiona y hay "muchos" entendedores y criticar todo lo criticable vuelve loco a más de un boca.

Antonio, hijo de un maestro eterno en Sevilla como su padre Manuel Santiago Gil se ha consolidado en la ciudad como uno de los mejores manda pasos de nuestra Semana Santa por su trayecto y sabiduría , tanto en la técnica como a la hora de saber manejar multitud de personas.  A sus 59 años lleva toda una vida delante de los pasos , contaba en alguna que otra entrevista que con 13 años ya era más alto que la primera trabajadera de Cristo de Salvador Dorado "El penitente" por lo que desde entonces ya comenzó a mandar pasos por fuera con sus mayores.
Actualmente este capataz según nos informa nuestro amigo Javier Comas en Semana Santa de Sevilla tiene el cargo de mandar 20 pasos entre Viernes de Dolores y Domingo de Resurrección , teniendo a su manejo más de 1.400 costaleros sin contar los que no tiene hueco en sus cuadrillas y que buscan sitio, que son otros cientos. Todo ello hace que en Semana Santa sume unas 85 horas de capataz delante de los pasos lo que requiere un esfuerzo físico y mental importante, todo ello sin contar pasos de gloria.

Se preguntarán del porqué del título de este apartado, vamos a ello. Ser quien es y tener tantísimos cargos como de trabajo como de personas a veces puede volverse en su contra, y así está pasando, ya que es señalado con minusiosidad lo que a otros ni se le mira. Nadie o pocos dudan de lo buen capataz que es ya que ha trabajado con los más grandes en épocas de puro oficio pero últimamente está en boca de muchos. Entre muchas cosas de lo que se habla de su persona principalmente se le culpa de hacer desaparecer el movimiento alegre de los palios sevillanos, hermandades que no lo tienen como capataz e incluso en pueblos de alrededor lo solicitan para que él toque los mismos y darle su manera y arreglo, esto ha creado un revuelo bastante grande entre los cofrades y aficionados los cuales algunos lo catalogan de "triste" y "aburrido" y otros de "finos" y "elegantes". Otra de las cosas que se le critica es en no tener sevillania en los mandos y se le cataloga de "aburrido" y "seco" , y es que siendo hijo de quien es y mandando tantas cofradías podríamos llegar a entenderlo pero cada persona tiene sus formas de ser y ahí no hay que hacer nada, el listón antecesor es muy alto,  te gusta o no te gusta. Algunos motivos más son la avaricia de tener decenas de cofradías durante el año y ser solicitado por muchas otras hermandades, se habla también de la facilidad de acatar órdenes de junta a la hora de introducir un enchufe en sus cuadrilla y sobre todo hechos puntuales que siendo visto por todos en redes sociales son los que más han dado que hablar, como el día que metió a su hijo en la extraordinaria de la Esperanza Macarena, el día que se negó a que se le tirara una petalá a la Virgen de la Paz en su salida, el momento incómodo con el músico de Encarnación este mismo año el D.de Ramos y lo tan MAL contado por otras lenguas sobre lo ocurrido el pasado Domingo de Resurrección sobre la absurda pedida de matrimonio, así infinidad de cosas que por ser él suenan y hacen más ruido que cualquier otro.

El gusto en cada persona es diferente pero el respeto se está perdiendo con tanto ensañamiento hacia su persona y ya es descontrolado y sobrepasado en límites.  En Sevilla hay muchos capataces con malas maneras, que carecen de técnica y corazón, que no tratan bien a sus costaleros , les da igual la ropa y los valores y sin embargo para nada se habla de ellos ni se escriben artículos en prensa ni cuentas críticas, la cuales ODIAMOS y nos parecen el cáncer de nuestra fiesta que difícil será de curar.
Si algo han hecho las nuevas tecnologías en este sentido es DAÑO, donde cualquier vídeo deja retratada una cofradía, grupo o persona, donde todo corre como la pólvora y se malinterpreta de manera exagerada, donde una nota de voz puede ser el detonante de un chismorreo más propio de un canal rosa o la expulsión de ser costalero de una cuadrilla la cual perteneces por insultar y despreciar la labor de alguien con el que trabajas haciendo público lo íntimo y contando como viene en gana con no se qué motivo. Ah si !! RIDICULIZARLO

Ahora una frase en la campana con el Señor de la Sentencia en la que dice "el que no sepa que aprenda como se llevan los pasos" parece ser una tragedia, ayer mismo recibimos una cantidad de insultos sin sentido como si este hombre hubiera hecho algo con mala intención, sabiendo todo el que nos lee que eso mismo se dice en muchos sitios y otras cositas... pero nada, se le tiene odio y es todo muy injusto a su alrededor, no pensábamos jamás que esto llegaría a tal punto.

Desde nuestra cuenta y familia mostrar hacia Antonio nuestro total apoyo, el cual nuestros seguidores saben que en más de una ocasión no hemos sido muy de alabarlo y no estar de acuerdo con alguna que otra cosa pero siempre ha tenido una gran parte de dedicación en nuestro blog  y ha sido respetado como persona y como capataz porque no merece menos. A seguir,

17 comentarios :

  1. Él mismo ha sido el encargado de labrarse esos comentarios, sin molestar a nadie pero creo que mucha gente tiene una visión muy diferente de lo que la realidad dice. A veces parece que la Semana Santa la inventaron la familia Santiago, y para nada ha sido así, a veces deberíamos de ser más humildes y recordar que venimos de algún sitio.

    Y en otro orden de cosa, y repito sin molestar a nadie, Manolo Santiago Gil no fue maestro de nadie.

    ResponderEliminar
  2. Aunque discrepo con algunas decisiones de este señor, como en el movimiento de los palios por ejemplo, no existe nunca motivo alguno por el que atacar a una persona. Es un capataz renombrado porque, además de la familia, es de los que mejores llevan los pasos en Sevilla. Todo el mundo comete errores o tiene opiniones contrapuestas, pero eso no da derecho a insultar ni señalar a nadie

    ResponderEliminar
  3. Mi opinión al respeto que para hacer crítica de estos asuntos más de uno debería vivir un año junto a él viviendo la misma experiencia, una vez vivido si que daría derecho a opinar de algo.
    Mientras creo que deberíamos no perder los principios y poder de sacrificio que hoy por hoy se están perdiendo en todos los sentidos.
    Espero que esté mundo que es uno de los rincones que quedan como puros en el mundo no llegue a desvirtuarse por gente con envidia que no hace más que daño con comentarios y críticas enfundadas por su falta de información y vivencias, Señores vivan los capataces que tienen el valor de guiar la semana santa con un estilo u otro, vivan los cambios costaleros que la llevan y vivan los hermanos que la quieren y la acompañan.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Para el desconocido que dice que Manolo Santiago no fue maestro de nadie, decirle que al menos fue maestro de su hijo Manuel Antonio Santiago Muñoz y como se ve, duela o no, lo hizo de categoría suprema.

    ResponderEliminar
  6. Manolo Santiago fue mi Maestro, fue el que me enseñó a cargar, y lo hice durante 28 años.

    ResponderEliminar
  7. Si este no fuese hijo de quien es no hubiera llegado a ningun sitio. La mayoria de pasos que manda son los que le dejó su padre en herencia. Y es un matao capaz de deslucir un misterio. Mira que es dificil que un misterio se vea feo en la calle, pues el lo consigue. Vamos a dejarnos ya de endiosar a los capataces, que esto es izquierda alante, derecha alante, los contraguias hacen el resto, como el recorrido no tenga ninguna estrechez eso lo hace cualquiera que sepa de semana santa. Que no hay que manejar un barco ni un autobus ni ná de eso. Además, a no ser que haya un problema de seguridad o una eventual lesion de un costalero un paso no se baja en medio de una marcha bajo ningun concepto. El capataz que hace esto no deberia volver a salir en esa hermandad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser capataz no es solo mandar, ser capataz abre un extenso abanico de cualidades, algunas indispensables y otras optativas, mientras las indispensables se sigan a rajatabla, las optativas pueden ser totalmente criticables, porque para gustos colores.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. He sido costalero de Manolo Santiago y con su hijo muchos años y por desgracia lo fui antes con otros. La diferencia en la iguala el adaptar el toque de martillo a las circunstacias, en el saber evitar sfuerzos inutiles a sus hombres y en su afición desmedida les saca un mundo al resto. Como dice un amigo común, deberian darle todos los palios...Manuel Mellado tu comentario es fruto de una epoca en que por suerte, en Sevilla, no se sufre debajo de los pasos. Te invito a que tengas la experiencia en ciudades vecinas, con cuadrillas justas, y malos capateces y luego sabras valorar lo que diferencia ...

    ResponderEliminar
  10. Buenas tardes, he estado durante ocho años con Antonio Santiago en las Penas de San Vicente, aparte de mi varios amigos han pasado por esa Hermandad, todos pertenecemos a una Hermandad de un pueblo sevillano, solo puedo decir que el primer año que entre estuve en varias igualas de otras hermandades, al final entre en el segundo ensayo de esta hermandad en la cuadrilla del Señor.

    Durante esos años sólo puedo decir que la experiencia que yo viví y sentí trabajando con Antonio y sus auxiliares fue magnífica, jamás le escuche ni a el ni a nadie de su equipo hablar mal ni criticar a ningún compañero del martillo, siempre respeto hacia los demás.
    Coincido totalmentecon José Angel Domínguez, con Antonio te tiras las horas en las igualas, pero al final el resultado es que todos los hombres de abajo cargamos por igual,cada capataz marca su sello en sus formas de mandar y de hacer las cosas, no entiendo porque desde un tiempo para acá se le está cogiendo a este capataz tanta "tirria". Bajo mi punto de vista está demostrando como se pueden hacer las cosas bien, con elegancia y sobre todo mirando por el bienestar y evitando sufrimientos inútiles a las personas que van con el. Deje de salir de costalero cuando salí elegido de Hermano Mayor en mi Hermandad de mi pueblo, de mi gente siguen con Antonio un padre y un hijo en el palio de San Vicente, que cosa más bonita los dos bajos misma Madre, si volviera a salir de costalero volvería a salir con Antonio. Con este comentario no quiero que se tome con menos precio hacia otros capataces, pues creo que todos hacen su trabajo con amor y respeto primero hacia las Benditas Imágenes que van en los pasos, a los hombres que con ellos van cumpliendo sus ordenes y a Sevilla. Saludos a todos

    ResponderEliminar
  11. Buenas tardes, he estado durante ocho años con Antonio Santiago en las Penas de San Vicente, aparte de mi varios amigos han pasado por esa Hermandad, todos pertenecemos a una Hermandad de un pueblo sevillano, solo puedo decir que el primer año que entre estuve en varias igualas de otras hermandades, al final entre en el segundo ensayo de esta hermandad en la cuadrilla del Señor.

    Durante esos años sólo puedo decir que la experiencia que yo viví y sentí trabajando con Antonio y sus auxiliares fue magnífica, jamás le escuche ni a el ni a nadie de su equipo hablar mal ni criticar a ningún compañero del martillo, siempre respeto hacia los demás.
    Coincido totalmentecon José Angel Domínguez, con Antonio te tiras las horas en las igualas, pero al final el resultado es que todos los hombres de abajo cargamos por igual,cada capataz marca su sello en sus formas de mandar y de hacer las cosas, no entiendo porque desde un tiempo para acá se le está cogiendo a este capataz tanta "tirria". Bajo mi punto de vista está demostrando como se pueden hacer las cosas bien, con elegancia y sobre todo mirando por el bienestar y evitando sufrimientos inútiles a las personas que van con el. Deje de salir de costalero cuando salí elegido de Hermano Mayor en mi Hermandad de mi pueblo, de mi gente siguen con Antonio un padre y un hijo en el palio de San Vicente, que cosa más bonita los dos bajos misma Madre, si volviera a salir de costalero volvería a salir con Antonio. Con este comentario no quiero que se tome con menos precio hacia otros capataces, pues creo que todos hacen su trabajo con amor y respeto primero hacia las Benditas Imágenes que van en los pasos, a los hombres que con ellos van cumpliendo sus ordenes y a Sevilla. Saludos a todos

    ResponderEliminar
  12. Criticar a Manuel Antonio (así se llama) no puede ser más que por tenerle envidia.
    En mi opinión Manuel Domínguez ha dado en su comentario dos premisas fundamentales; que él cuida hasta el más ínfimo detalle buscando la perfección y sobretodo cuida y pone en valor al costalero. Lo primero es discutible (para gusto los colores), pero lo segundo no tiene fisuras,es así.
    Su padre le abrió muchas puertas (a todos los capataces se las tienen que abrir), pero decir que solo saca las Hermandades que sacaba su padre es no tener ni idea.
    Si pudiera físicamente sacar dos diarias habría cola pidiéndole que cogiera los martillo Manuel Mellado.

    ResponderEliminar
  13. Cuánto tienen que aprender algunos. Es un buen capataz, pero debe de tener mucha más humildad, y recordar de dónde viene y como viene.

    ResponderEliminar
  14. Grande Antonio Santiago!! Algunos te van a echar de menos esta Semana Santa, sobre todos tus costaleros!!

    ResponderEliminar
  15. Yo solo quiero que este señor devuelva la identidad del sentencia, cada año se la quita mas, ni una revira a costero, resolana entera sobre los pies mientras su centuria desfila a costero desacorde con su cristo, es muy triste...

    ResponderEliminar
  16. No entiendo donde esta el lío, una junta comunica a un capataz que no continua.

    ResponderEliminar